Palma: “Imaginamos farmacias capaces de proveer servicios, más allá de medicamentos”

por | 6 agosto, 2019

Palma: “Imaginamos farmacias capaces de proveer servicios, más allá de medicamentos”

Martes, 6 Agosto 2019
Dr. Santiago Palma, director de la Especialización en Farmacia Comunitaria

 

El pasado viernes 2 de agosto, en el Auditorio de la FCQ (UNC), la Escuela de Posgrado de esta Facultad lanzó la nueva Especialización en Farmacia Comunitaria. En el evento participaron autoridades de la FCQ (UNC) e invitados especiales.

En diálogo con la Oficina de Comunicación Institucional (FCQ, UNC), el Dr. Santiago Palma, director de la carrera, comentó que esta Especialización se destaca en dos aspectos fundamentales: los servicios y las habilidades. “Centramos el eje de la discusión en los servicios profesionales y buscamos la mejora de los mismos con enfoques no solo basados en las competencias técnicas sino también en las habilidades blandas, que todo profesional de la salud debe desarrollar”, dijo Palma.

Además de Córdoba, las personas interesadas en cursar provienen de diversas provincias del país como, por ejemplo, Santa Fe, Buenos Aires, Catamarca, La Rioja y San Juan.

 

  • ¿Cuál es el objetivo a largo plazo de esta Especialización?

Podríamos decir que consiste en subir “la vara” de la calidad de atención y provisión de servicios que las farmacias entregan a la sociedad. Esto, claramente, tiene correlato con la aptitud y actitud de los farmacéuticos comunitarios. La carrera busca generar ese cambio necesario a través de las acciones planeadas y los contenidos oportunamente incorporados.

 

  • ¿Cuándo surgió la idea de esta Especialización y a qué necesidad de formación responde?

La idea de generar una oferta de posgrado relacionada con las farmacias comunitarias surgió en 2012, atendiendo a la creciente complejidad de la práctica farmacéutica y a las demandas que la provisión de servicios impone. La formación de grado no parece suficiente para comprender la dinámica de la implementación de estos servicios. Muchas competencias y habilidades -entre ellas las blandas- deben desarrollarse consistentemente para lograr posicionar a la farmacia como actor sanitario.

 

  • ¿Cuál es la situación de las farmacias comunitarias en Córdoba?

Con matices, es similar al resto del país. Las tareas administrativas a las que se ve expuesto el farmacéutico impide el desarrollo de servicios profesionales acordes a los tiempos que se viven. Por otra parte, es fundamental resaltar que las políticas sanitarias aplicadas durante décadas impactaron negativamente y produjeron como daño colateral una pérdida de identidad de la farmacia y del profesional farmacéutico, quien asumió roles más “comerciales” que profesionales. Esto necesariamente debe resolverse.

 

«La formación de grado no parece suficiente para comprender la dinámica de la implementación de los servicios de las farmacias comunitarias», aseguró el Dr. Palma

 

  • A partir de esta consideración, ¿cómo ve el rol del farmacéutico en el sistema sanitario actual?

El rol del farmacéutico es fundamental e indelegable en todos los aspectos relacionados a la custodia y al uso de la tecnología sanitaria más importante: los medicamentos. Sin embargo, este rol se encuentra marginalmente ponderado o considerado y desde esta carrera planteamos que es necesario mejorarlo. Por otra parte, estamos convencidos de que la farmacia como centro de salud puede ampliar sus servicios teniendo en cuenta su principal virtud. Es un lugar abierto al público, donde un profesional de la salud está permanentemente disponible, sin turnos previos.

 

  • Recién mencionaba a los medicamentos, ¿cuáles son las tendencias tecnológicas en esa materia?

Las tendencias se basan en el desarrollo de medicamentos cada vez más seguros, confiables y eficaces. Desde ese punto de vista, se destaca el desarrollo de medicamentos biológicos, la nanotecnología, la medicina de precisión y, por supuesto, la personalización de todas las terapias.

 

  • ¿Cuál es el perfil que debería tener la farmacia en este nuevo siglo?

Sin dudas, las farmacias del siglo XXI deberán ser establecimientos que dispensen medicamentos y otros productos sanitarios con un alto estándar de calidad en sus prácticas pero, además, las imaginamos capaces de proveer servicios, más allá de los medicamentos.

 

  • ¿Por ejemplo?

La detección precoz de enfermedades, la provisión de herramientas relacionadas con el autocuidado e, incluso, promoviendo de manera activa campañas sanitarias de prevención con todos sus matices y potencialidades.

 

Entrevista y redacción: Lic. Cristian W. Celis (OCI, FCQ, UNC). Fotografía: gentileza Dr. Palma. Autorización de la publicación: Dra. Lilian Canavoso, directora de la Escuela de Posgrado (FCQ, UNC).

 

NOTICIA RELACIONADA